La Mina de Sal


Fecha: 10/10/2017

Grabado, mezclado y masterizado en los Estudios La Caverna entre mayo y julio de 2017, con Javier Salas como ingeniero de sonido. Producido por Javier Salas y Por Instinto. Portada y artwork de Diego Olmedo. Foto del grupo de Guillermo Merino. Colaboraciones de Maxi (Fe de Ratas), Óskar (Debruces), Javi (Nadye), Jose Manuel Martínez (Gaita) y coros de Ni Media Ni Guarra, Tranze y Naipes.


Canciones


Ironía dejar el futuro de lado,
cómo aprieta la cruel realidad,
que al tener que enfrentar los problemas de hoy,
se olvidó a los que vienen detrás.

Tanto tira y afloja con la educación,
por controlar su forma de pensar.
Condenando al error o a la marginación
a todo el que no logra encajar.

Pequeñajos, vulnerables, expuestos
a los errores de la sociedad:
Competir por vivir, ser manada infeliz,
obedecer al que debe mandar.

Nos enseñaron a escribir sin torcer los renglones,
a pintar sin salir de las líneas y con pocos colores.

Ojalá, ojalá hubiéramos aprendido
que lo importante no es llegar, sino andar el camino.

Aulas masificadas, escuelas privadas
que adoctrinan con su religión.
Víctimas del fracaso de metas impuestas,
educados por televisión.

Jóvenes miserables, carreras rentables,
adiestrados a ser uno más.
Vive para producir y no pienses por ti.
No te salgas del tiesto.

Y la niña de Vallecas que no quiere ser princesa,
que quiere ser miliciana por todas sus compañeras.

Y ese niño de Serrano de familia con monedas,
quiere, pero no le dejan, jugar con los niños Beta.

Nos enseñaron a escribir sin torcer los renglones,
a pintar sin salir de las líneas y con pocos colores.

Ojalá, ojalá hubiéramos aprendido
que lo importante no es llegar, sino andar el camino.

La ignorancia que nutre los miedos, los odios, y las discrepancias.
Nacemos sin fe, ni prejuicios, ni amos, pero nos engañan.
Sí, nacemos sabiendo cantar, pero luego olvidamos,
y vivimos colgando del hilo de los sueños perdidos.

Nos despertamos del largo invierno entre las ruinas de un mundo enfermo.
Nos enfrentamos a la ignorancia. Miedo. Apatía. Las circunstancias.
Nos comenzamos a hacer preguntas y a exigir respuestas, saciar las dudas.
Nos escuecen los ojos de caminar por esta mina de sal.

Pasará el invierno, volveremos a brotar
no por vivir, sino para vencer.
No pudieron callar nuestros versos
ni nos podrán someter

Iza la furia de la colmena la servidumbre que nos condena
Ansia en las venas, romper cadenas, tumbar sus muros, borrar fronteras.
Antagonía entre nuestro sueño y la realidad de la que son dueños.
Fuertes a fuerza de golpes, retoños, bruñidos a fuerza de sol.

Pasará el invierno, volveremos a brotar
no por vivir, sino para vencer.
No pudieron callar nuestros versos
ni nos podrán someter

La conciencia de siglos de lucha nos une
coronas, corbatas y cruces. ¡Que ardan!
Fueron y somos, serán. ¡Y caímos, y caeremos!
Pero al final venceremos.

Valientes en nuestra locura, dispuestos a asaltar los cielos.
Ya no buscamos una tregua, ya no tenemos miedo,
porque nos sobran las palabras, estaba escrito en las paredes:
"La Primavera ya está en marcha y nada la detiene"

Fueron sus pasos los que nos guiaron, el tierno abrazo tan necesario.
Somos la lluvia a la tierra seca, tremole al viento nuestra bandera.
Somos marea que inunda la calle, los invisibles, los miserables.
Serán sus manos las que nos sepulten, que sirva de ejemplo para los que vengan.
¡Que luchen!

La cordura busqué por la claridad reviso mis planes,
¿Ves la mina de sal? Condena al peón a ser lo que nace.

Van a la deriva la justicia y la paz.
Clasifican lo diverso en un mundo de contrarios.

Cubro las paredes de mi espacio interior,
la dicotomía exige un dilema necesario.

Y el patrón contento de ofrecer
trabajo que os hará ser libres,
rejas ocultas que nos dividen.

La ra la ra la ra la ra la o oo
¿Quién decide cuál es mi moral?
La ra la ra la ra la ra la o oo
Civilización irracional.

Culturas con legado
y ciencias demostrando los porqués
para que la desdicha
no ahogue vuestra sed.

Nos han domesticado tanto
los números los pintan del revés,
origen de tragedias
con mitos por caer.

Las máscaras usamos
con egos inventados.
Debe tener algo la sal
Está en tu llanto y en el mar

Fábricas llenas de almas perdiendo su tren,
hambre que mueve mentes y cuerpos sin fe.
Luces y sombras penetran al amanecer,
triunfa quien no se rinde.
No te sepa el vino a hiel.

Ves como te quedas detrás sabiendo que perderás,
los tropezones te irán echando a un lado.
Das todo tu brazo a torcer y tejen con alfiler
las puñaladas que no has esquivado.

Sin remisión, dando en la sien,
Una vida tras la suerte
pero nunca te toco vencer.

El silencio retuerce la voz,
la mirada se queda sin fe.
Un vistazo al retrovisor,
y observar que no hay nada que hacer.

Sigo solo en la habitación
salto al vacio perdido.
Atrapado con el alcohol
se quemaran mis sentidos.

Sigo solo, deprimido,
al espejo no quiero ni mirar.
Hoy mi rostro abatido
se ha borrado, nadie lo notará
Los perdedores mueren sin avisar.

Quien podría ser el mejor sin repetir el error,
humano de condición corrompe el juego.
Puede que jamás ganarás si tragas mediocridad.
No es facil ver el fracaso desde dentro.

Sin remisión, dando en la sien,
Una vida tras la suerte
pero nunca te toco vencer.

El silencio retuerce la voz,
la mirada se queda sin fe.
Un vistazo al retrovisor,
y observar que no hay nada que hacer.

Competir sin piedad, a esto me enseñaron.

Cerradas las puertas, no me quedan más batallas
Desgasto con saña mis fuerzas.
Tropiezo sin nada, me derrumbo en la impotencia,
Mis manos despacio se apagan.

Adiós majestad, llega la hora de acabar el cuento.
Adiós majestad, no te olvides que no puedes regresar.

No es extraño que un hombre viva
en palacio bajo una corona.
Con un mundo a su antojo
se frota los ojos gozando la vida.

A su lado la reina enchufada,
en seguida su vida ha cambiado.
Quiere ser la mas bella sin ser pendenciera,
sin sangre ni cuajo.

¿Quien verá el final de esta lacra q ya está de más?
Heredó por decreto de un dictador.

Aun quedan sombras que protegen a un estado opresor,
pero ya huelen las cloacas q os podrán delatar.
Haremos fiesta en tu honor, la corona caerá.
La población ha financiado a la familia borbón,
va despertando y ahora sabe quien saquea su pan.
Hay fiesta en tu honor, adiós majestad.

Antes en absoluto mandato
oprimian al reino y su plebe,
pero ahora tan solo
recitan discursos hipócritamente.

Al encuentro de los camaradas
el catorce de abril marcharemos.
Tricolor la tercera, q va la vencida
entonando el himno de riego.

¿Quien verá el final de esta lacra q ya está de más?
Heredó por decreto de un dictador.

Aun quedan sombras que protegen a un estado opresor,
pero ya huelen las cloacas q os podrán delatar.
Haremos fiesta en tu honor, la corona caerá.
La población ha financiado a la familia borbón,
va despertando y ahora sabe quien saquea su pan.
Hay fiesta en tu honor, adiós majestad.

Que tristeza ver a un pobre defender
al rico culpable de su pobreza.
Nunca te voté que cambie ya la ley,
que marche al exilio sin pertenencias.

Salieron feos, impotentes, vagos por vocación.
Imperialistas con las guerras colman su vanidad,
Haremos fiesta en tu honor, la corona caerá.
Son mujeriegos, desviados, vicio por tradición,
najo su capa lameculos buscan prosperidad,
Hay fiesta en tu honor, adiós majestad.

Siglos de humillación, la estirpe cesará.
Tiranía y religión, barbarie mezquindad,
un sistema enfermo, servidumbre irracional.

Adiós majestad, llega la hora de acabar el cuento.
Adios majestad, no te olvides de mandar una postal.

Fue una historia vivida mil veces contada,
comiendo deprisa tragando migajas,
el mundo se enciende el mundo se apaga.

Siguen las mismas preguntas haciéndonos viejos,
esconden verdades derriban los miedos,
con gente me asfixio sin gente me muero.

Nunca vencimos ni fracasamos,
no somos nada al bajar del escenario.
Malditas ganas, benditos tragos,
que las canciones nunca dejen de engancharnos.

Gastando cada oportunidad
aunque no llegue la consagración,
el calendario marca otro tachón.

Las cicatrices no se ven,
querrán que estés bajo control,
no creas que esto es solo rocanrol.

La manquinario paró,
cogiendo fuerzas está,
incubando el destino.

Cuando vuelva la voz,
la espera comenzará,
en busca del equilibrio,
donde estemos tu y yo.

Buscando a alguien entre la niebla,
contracorriente ando sin pedir respuestas.

Asumo el daño sin exigencias,
si quedo inerte vuelvo a soltar las riendas.

Nunca vencimos ni fracasamos,
no somos nada al bajar del escenario.
Malditas ganas, benditos tragos,
que las canciones nunca dejen de engancharnos.

Futuro vendido, generación perdida.
Huir cruzando el mapa buscando una salida.
Pensar que tienes que partir de tu ciudad lluviosa y gris.
Sentir que te arrancaron algo.
Movilidad laboral: tu abuelo lo llamó "emigrar".

Al fin, decidida, no queda alternativa,
Emprendes la aventura que cambiará tu vida.
Que no te vas a acojonar, es tu batalla personal.
No dejar que la ciudad te gane.
Aunque estés sola hay que aguantar, porque volver es fracasar!
Pero es tan complicado...

Y cierras la maleta, sin saber si al regresar
te seguirá esperando todo lo que has dejado atrás.
Cierras la maleta, ya no cabe nada más,
Lo que vas a echar en falta no te lo puedes llevar.

Derramas, vencida, tu llanto cada día.
Aquella gente extraña es tu nueva familia.
Que no te vas a acomodar, estás de paso nada más,
Que pronto volverás a casa.
Que van a ser un año o dos, que cambiará todo a mejor...
Que acaba bien el cuento.

Y cierras la maleta...

Cerraste la maleta. Sabes bien que al regresar.
Lo que no puedes llevarte, ya nunca será igual.
Serás un extranjero en tu propio hogar.
Volviendo a Ser. Volviendo a Ver...
Ya nada será igual.

No me dejes ser lo que ya fui sin rumbo, sin cabeza.
Hoy saber que voy cerca de ti llena mis horas muertas.
Tu foto perdida entre las hojas secas
la encontré curando el miedo por tu ausencia.

En la mitad de la noche llego para tocarte otra vez
Voy retrasando relojes viejos no dejo arena caer.
Y mi lengua registra despacio todos tus rincones,
muerdo el borde de tus labios .

Agotado por las tentaciones que me desquiciaron,
hoy mis ojos en tus ojos si se reflejaron.

Voy sin contener el subidón repleto de impaciencia.
Baja en el andén el corazón, lo llevo entre las piernas.
Huyendo de normas gastada la inocencia,
estaré pidiendo que no te detengas.

En la mitad de la noche llego para tocarte otra vez
Voy retrasando relojes viejos no dejo arena caer.
Y mi lengua registra despacio todos tus rincones,
muerdo el borde de tus labios .

Agotado por las tentaciones que me desquiciaron,
hoy mis ojos en tus ojos si se reflejaron.

Desviando toda la atención
Lo importante ya se arreglará.

El laberinto se agrandó
sin que haya alternativas,
con tanto exceso de identidad.

Todos tenemos el derecho
a decidir el peso de nuestra autogestión.

Todos vivimos en un suelo
que no quiere más dueños
que agua, tierra y sol.

Al murmullo del televisor
crece el muro que no deja ver.

Va brotando fuerte la tension
y el odio al extranjero:
Si no hay pureza alejate.

Marcas las líneas con tu sangre
Ajeno a lo que pase,
tan solo importas tú.

Trazas tus puntos cardinales
Sin ver a quien dejaste
más allá del sur.

¿Cuánto por pedir?
¿Cuanto por robar?
¿Cuánto cuesta montar este invento?

¿Qué quereis vender?
¿Qué quereis comprar?
Vuestra patria es el puto dinero.

La historia repetirá
aquel fatídico error.
De nuevo vuelta a empezar.

Corrí para escapar
después de la explosión.
Tú te quedaste atrás.
El humo todo lo llenó
sin que pudiera verte más.

Hoy el dinero enfrenta a los pueblos lo mismo que ayer.
Hoy a tu pueblo perturban la razón otra vez.
Hoy la razón nos sentencia.
Hoy la sentencia clama contra el juez.
Paz duradera o guerra cruel.

Maldita siempre será
quien nos condena al terror.
Al abismo me desplomo
solo hay ruinas en mi rostro,
que vomita rabia, que se vuelve loco.

Huir de aquel horror
de nada servirá .
Me quema la obsesión.
No pasa noche sin oir
aquellos gritos de dolor.

El cielo se abrirá de nuevo,
va oscureciendo.
Calles vacías
parten familias.

Dejad de bombardear.

Siento que me apago, que caigo en picado,
Sobredosis de pasado, exceso de futuro.
Siempre es duro, siempre es lunes.
Algunos días cuesta tanto renacer...

Y yo lo intento, pero es que no puedo.
Horizonte de sucesos que me atrapa en este juego feroz.
Otra decepción, otro paso en falso,
y se acaban las excusas que expliquen tanto fracaso.

Amanecer. Pasar de resistir a vencer.
Poner el mundo del revés.
Destierra el gris, olvídate del porvenir,
haz que valga la pena vivir.

¿A qué aspiras? ¿Qué esperas?
¡Qué expiras!

Jodida rutina, maldigo otro día
dramático, etílico, plástico, drástico, sentir
que aún nos quedan líneas por escribir,
que no necesitamos final feliz.

Cada segundo que respiras,
Pedazo de tu vida que se esfuma y ya no vuelve.
Qué poco vale el oro, que no puede comprar
el tiempo que nos queda nunca, nunca es suficiente

Por más que te resistes, la sensación persiste, y no se apaga el dolor.
De ver desaparecer, aquello que perdiste. Y seguir cada segundo
en guerra contra el mundo, en paz con mi conciencia,
en esta decadencia ser demencia,
ciencia de la calle, esencia... De rebelión.

Mueren poco a poco, viven sin un sueño.
Te señalan con el dedo no eres como ellos.
Nunca lo intentaron. No están satisfechos.
Que no te digan que no puedes, que no es cierto

Tú les recuerdas que no se atrevieron,
y que no vivimos suficiente para aprender.
Otra pieza más de un puzle macabro.
Y chocaremos contra el muro hasta que caiga, a cabezazos.

Retroceder. Coger carrera y arremeter.
Trazar el rumbo a tu placer.
Serás motín, empuña tu alma al escribir
haz que valga la pena vivir.

Tengo claro lo que quiero, y no es dinero.

Vencer el invierno, salir de este infierno
mediático, ilógico, endémico, trágico, sentir
que aún nos quedan líneas por escribir,
que no necesitamos final feliz.

Cada segundo que respiras...

En esta decadencia ser demencia, con paciencia
voy hilando las canciones, juego con las emociones,
cubro el lienzo blanco de tu vida con nuevos colores.
No lo ves. Son dolores. Acucia sed que nunca sacia,
que por siempre me acompaña. Sombra... De rebelión.

Tal vez no sean los últimos rayos de sol
aunque el mundo grita por tanta crueldad
que lloran sus polos como un moribundo.
Quién nos empuja al vacio que condenará
pasado, presente, futuro sin más
tras ocho minutos diecinueve segundos.

Rutina sin compensación
un billete que no tendrá retorno
lo que tarda la luz del sol
en que alumbre de nuevo tus ojos.

Un grito de liberación,
el gemido ardiente que acelera
la energía que desprendió
calor necesario al planeta.

Sólo cuando llueve vuelve todo a renacer
demasiados enemigos te envenenan
un escalofrío recorrió toda la piel
envejecen las entrañas del sistema.

El agujero se hace más grande
inyecta los males y todo se nos pudrirá.

Equilibrio necesario que sincronizó
todas las verdades
luz y aire calman mi interior
el latido inquieto empieza
cuando la noche cayó
vueltas al destino
temo el día que nos mate el sol

Manchan el papel
con cientos de acusaciones
por fin la amargura quemó su tez
exprimieron los privilegios
se notan los nervios
pero su final no se ve.

Cuánto tardará
el miedo en cambiar de bando,
en sol comenzamos a
prosperar
hoy más cerca de lo esperado
extiendo las manos
buscando ya otra realidad.

Anestesia general frenó la sensatez
sobrestimulado ya ni sientes ni padeces
Necesitas emoción para encontrarte bien
demasiada atrocidad que ya ni te estremece

Equilibrio necesario que sincronizó
todas las verdades
luz y aire calman mi interior
el latido inquieto empieza
cuando la noche cayó
vueltas al destino
temo el dia que nos mate el sol

Es tan extraño esperar la mañana
sin creer que no hay nada
después de tus brazos.

Brota el amanecer tira los dados
todo vuelve a empezar
tan fugaz como ayer

Mundo de alquitrán, pellejos de barniz
el cronometro no se detiene
los pecados capitales seguirán
acechando sobre nuestras mentes.

Los minutos se desgastan
y viene el resplandor
la oscuridad se hace mas frágil
y la tierra suda.

Mundo de ficción, pantallas de cristal
nadie sabe lo que está pasando,
la justicia se amontona en un cajón
aprovechan para desplumarnos.

Nunca pedirán perdón,
se enquistará el rencor,
rompen nuestros sueños
en pedazos.
Anestesia general frenó la sensatez
sobrestimulado ya ni sientes ni padeces
Necesitas emoción para encontrarte bien
demasiada atrocidad que ya ni te estremece

Un funambulista entre la miseria
vives en la ingravidez.
Párate un segundo, mira lo que tienes
no enfoques bajo mis pies.

Solo cuando llueve vuelve todo a renacer...

Es tan extraño esperar la mañana...

Silencio que nos rescata del antifaz
huyendo a la esencia de mi dolor
para sufrir lo que no está
para curar lo que soy yo,
escaparé, escaparé
tramando mi revolución
hasta desfallecer.

Tal vez no sean los últimos rayos de sol...